QUIMETA
 
 
LA PEIXATERA

La Quimeta era una pescatera en todos los sentidos, o vendedora de este género, al igual que otras mujeres tenían que ganarse el pan como podían honradamente, había quien iba por estos campos de la Marina a hacer jornales, pues ella al tener familiares pescadores de Casa Antunez hizo lo más acertado: vender el producto que le facilitaban sus familiares, como era el pescado. Pues bien, esta señora recorría estos andurriales con la canasta en la cabeza vendiendo su mercancia. Ya más adelante, cuando tuvo más clientela, se hizo con un carretón de dos ruedas con plataforma y allí llevaba sus canastos. Llegó un momento que los vecinos ya le hacían los encargos anticipados: ”Quimeta, el domingo tengo que hacer paella, tráeme mejillones, gambas, etc.”. O sea, que tenía ya la venta hecha por anticipado.

Text escrit per Ramòn Anglès