MAGÍ
 
 
EL PAGÈS

Magí era el típico pagés catalán alto, fornido, con su faja al cinto, alpargatas que no eran tales si no albarcas con suela de neumático y las tiras de sujeción de cuero. Vino de  muy joven para hacerse cargo del campo de cultivo de Can Clos donde hoy están situadas las viviendas del mismo nombre. A él se le conocía como “el Magí de Can Clos” pero su apellido era Roda. Siempre lo veías con las mismas ropas, camisa a cuadros, chaquetilla y su sombrero de paja que no se lo quitaba nunca. Cuando no lo llevaba a la cabeza, lo llevaba colgando detrás de la espalda; en fin, un pagés pagés. Gentes que no tenía un no para nadie. ¡Cuántos pordioseros iban a Cal Magí a llenar la barriga! Siempre tenía el puchero en el hogar, como antes donde estaba ubicada la masía era un paso para poder llegar al Estadio, era frecuente ver personajes- podríamos decir callejeros-, y se refugiaban en el pajar del Magí, allí siempre encontraban algo caliente.

Text escrit per Ramòn Anglès